Escalera para piscinas desmontables

Las escaleras para piscinas desmontables pueden estar instaladas dentro de las mismas, para ayudar a salir a las personas, o afuera. Pegadas al muro o como escaleras sueltas (que al final terminan usándose en otras cosas para el hogar), sea como sea, son un complemento necesario para las piscinas desmontables.

Por qué comprar una escalera para piscina desmontable

Las escaleras en las piscinas desmontables son, por demás entendido está, un complemento muy importante. La mayoría de los modelos de estas piscinas tienen muros de una altura considerable que dificultan poder entrar en ellas. Por ello, es completamente necesario comprar una escalera para piscina desmontable para poder usarla perfectamente.

Ni siquiera las piscinas enterradas se escapan de la necesidad de tener una escalera, ya que la mejor forma de salir de la piscina es con la ayuda de unos escalones, porque los bordes son filosos en muchas ocasiones.

De este modo, tenemos que tener al menos una escalera de piscina desmontable por cada piscina. Aunque, ya que es una herramienta que se adquiere como complemento de la piscina, se puede aprovechar para añadirle algún otro valor: un filtro dispersador de arena, o incluso una estructura tipo trampolín o tobogán.

Escalera de piscinas desmontables para personas mayores

Parte de esas modificaciones que se pueden realizar a las escaleras para añadirles otro valor y que no sea una inversión tan amarga, es modificarlas para que sirvan también como ramplas de acceso a personas mayores.

Para las terapias de personas con problemas circulatorios o musculares, sería ideal una piscina desmontable con rampla de acceso. Se pueden idear estructuras de escaleras comunes, que cuando se necesiten puedan bajarse para que formen una superficie plana, tipo rampa.

Escaleras para piscinas desmontables: precios

De los componentes de una piscina son, afortunadamente, el más barato de todos. Así que de buenas a primeras no debería resultar un fastidio comprar alguna, dado que son en verdad necesarias para las piscinas.

Hay escaleras de diversos tipos: pegadas a los muros, sueltas, como bancas, de madera o de metal. Los precios de las escaleras para piscinas desmontables rondan los 100 y 200 euros, normalmente.

Una escalera de plataforma de 130 centímetros de alto, suelta, con tres peldaños, cuesta 105 euros. Mientras que una adherida a los muros internos de la piscina, también de tres peldaños, cuesta 180 euros.

Escaleras para piscinas desmontables: las más baratas

Desde menos de 50 euros se pueden conseguir escaleras para piscinas portables. Sobre todo las sueltas, suelen ser las menos costosas. El tamaño no es un factor, ya que una escalera de 8 peldaños tiene un valor ligeramente superior, como sucede con las de 2.

La escalera para piscinas desmontables más barata es una cuatro peldaños de aluminio galvanizado, por apenas 46 euros. Un modelo tipo escalones, de dos peldaños, hecho con madera, sintética cuesta exactamente 50 euros, siendo una pieza bastante lujosa. La escalera adherida a los muros más barata cuesta 160 euros, siendo las más costosas debido a los materiales extras que requieren para la instalación.


Quizás te interesen otras piscinas con agua:

4/5 (1 Review)