Piscinas desmontables redondas

Llegar cansado del trabajo; el agobio del clima; las preocupaciones… todo sumado a una tarde de calor. En este escenario, las piscinas desmontables redondas en el rincón del patio o jardín será el remanso y tranquilidad de su dueño. Veamos modelos marcas.

Relajarse y disfrutar del momento. El agua ondeante, el olor del aire libre; recostarse y dejarse flotar… Las piscinas desmontables redondas son perfectas para ello porque de ese modo han sido diseñadas. No son tanto para las carreras o el nado, sino como espacio para jugar y relajarse.

De allí que las piscinas convencionales que contienen barras, sillas o bancas, sean diseñadas todas con alguna forma redondeada. Debido a que no necesitan contrafuertes, son las piscinas que tienen mayor proporción entre el espacio del agua y la superficie donde se encuentren, pero su diseño no permite mucho el nado extendido y veloz, sino más calmo.

¿Son mejores las piscinas desmontables redondas o rectangulares?

Las piscinas de sentido rectangular son diseñadas para nadar en una trayectoria definida. Este aspecto inclina más a este tipo de modelos, a que en ellos se realicen actividades deportivas.

La dirección de las rectangulares sigue un sentido, lo que invita al bañador que esté en ella a desplazarse en él. En cambio, las redondas le ofrecen un espacio más libre, en el cuál él escoge en qué punto se sitúa y hacia dónde flota. Para el nado, resulta de poco o ningún beneficio una redonda, ya que la dirección hacia donde se nada no es extensa, y se tiende a perderla con facilidad.

De modo que para la relajación y el disfrute, las piscinas desmontables redondas son la opción más adecuada. Y dado el poco traslado de los bañeros dentro de la piscina, esta es menos susceptible a ser desgastada.

¿Qué piscinas son más baratas?

El precio de las piscinas desmontables varía principalmente por las dimensiones que esta posea. También influyen aspectos como los materiales con los que esté fabricada, o las herramientas de mantenimiento y limpieza que contengan. Sin embargo, en la comparación entre las piscinas redondas y las rectangulares, el tamaño se impone como motivo principal para definir que las piscinas desmontables redondas son más baratas que las rectangulares, y con un amplio margen de diferencia.

Un modelo rectangular con capacidad de 27 mil litros, tiene un valor aproximado de 7 mil 500 euros. En cambio, una piscina desmontable redonda de casi 28 mil litros, cuesta 1 mil quinientos euros.

Desventajas de las piscinas desmontables redondas

Como sucede con cualquier modelo de piscinas desmontables, la instalación es el principal problema. Es muy complicada si no es llevada a cabo por un experto. De igual forma, el mantenimiento puede ser un dolor de cabeza.

Para el caso particular de las piscinas desmontables circulares redondeadas, la limpieza es el factor más negativo que poseen, esto porque la gran mayoría de ellas no poseen filtros separadores de arena o impurezas. De este modo, este tipo de piscinas son de un mantenimiento más dedicado que las demás, puesto que los procesos de limpieza se deben hacer con mayor frecuencia.


Quizás te interesen otras piscinas de agua:

4/5 (1 Review)